lunes, 11 de agosto de 2014

La creación en persona.



En ocasiones ocurre que el Universo parece conceder cualquier capricho a unos pocos, mientras que ignora los deseos de la mayoría.

Y en efecto, así es. Y eso se debe a que la mayoría usamos más tiempo pensando en lo que nos falta, que en todo lo que tenemos. Esa sensación de falta de cosas amplifica y asegura que se produzcan eventos que nos dejen con aún menos cosas.

Hay una frase bíblica que ya comentaba este fenómeno:

      "Al que tiene, más se le dará; mientras que al que no tiene, hasta las sandalias se le quitarán".

Aunque no es un fenómeno medible. Cuando piensas en lo que deseas, ¿qué sensación predomina, bienestar por aquello que deseas; o desasosiego por la sensación de no tenerlo? Si es lo segundo, tienes una buena razón por la que no lo estás consiguiendo.

En lugar de ello, enfócate en lo que quieres, convéncete de que tú eres una de esas personas a la que las musas de la creación sí escuchan constantemente. Y convéncete de que mereces aquello que deseas. Y siendo así dedica unos minutos diarios a imaginar la sensación de tener tu deseo, no de tenerlo en un futuro, sino de tenerlo ya, ahora.

Y el hecho de creer que ya lo tienes te acercará a las personas, condiciones que harán posible tu deseo. Esta es una filosofía de coaching, que cada cual, y como siempre, es libre de creer o no. Y en ambos casos tendrá razón.